Blogia
Oasis

La soledad

La soledad
Los psicólogos consideran que alguien está solo cuando no mantiene comunicación con otras personas o cuando percibe que sus relaciones sociales no son satisfactorias. Tres características definen la soledad: es el resultado de relaciones sociales deficientes, constituye una experiencia subjetiva ya que uno puede estar solo sin sentirse solo o sentirse solo cuando se halla en grupo; y, por último, resulta desagradable y puede llegar a generar angustia. La soledad, salvo excepciones, es una experiencia indeseada similar a la depresión y la ansiedad. Es distinta del aislamiento social, y refleja una percepción del individuo respecto a su red de relaciones sociales, bien porque esta red es escasa o porque la relación es insatisfactoria o demasiado superficial. Se distingue dos tipos de soledad: la emocional, o ausencia de una relación intensa con otra persona que nos produzca satisfacción y seguridad, y la social, que supone la no pertenencia a un grupo que ayude al individuo a compartir intereses y preocupaciones. Parece, por otro lado, que la soledad está relacionada con la capacidad de las personas para manifestar sus sentimientos y opiniones.

Cuando nuestra habilidad para relacionarnos es deficiente, aumenta la probabilidad de que nos quedemos solos ya que las relaciones que mantenemos son menos entusiastas y empáticas. En general, las personas con problemas de neurosis se muestran convencidas de que no resultan amables ni dignas de ser apreciadas, y rechazan cualquier tipo de amigos potenciales con el objetivo de protegerse a sí mismos del posible rechazo. La soledad esta muy relacionada con la pérdida de relaciones con ese conjunto de personas significativas en la vida del individuo y con las que se interactúa de forma regular. La definición más común de soledad es la de carencia de compañía y que se tiende a vincularla con estados de tristeza, desamor y negatividad, obviando los beneficios que una soledad ocasional y deseada puede reportar. /web/imgs/20011001/psicologia_02.jpg

La ausencia de un ser querido

Cuando (por separación en la pareja, fallecimiento de un ser querido u otra causa) desaparece de nuestra vida alguien a quien hemos amado o que ocupaba un espacio estelar en nuestra cotidianeidad, nos invade una particular sensación de soledad, un vacío, una nada enmudecida que nos sume en la tristeza y la desesperanza. Hemos de sobrellevar la dolorosa percepción de horfandad, de ausencia de una persona insustituible. Nos vemos perdidos y sin referencias en las que antes nos apoyábamos para afrontar la vida. Somos seres sociales que necesitamos de los demás para hacernos a nosotros mismos. Y no sólo para cubrir nuestras necesidades de afecto y desarrollo personal, sino también para afianzar y revalidar nuestra autoestima, ya que ésta se genera cada día en la interrelación con las personas que nos rodean.

La pérdida es irreemplazable pero no debe ser irreparable. Ese hueco o, mejor, su silueta, quedará ahí pero si nos permitimos sentir la tristeza y nos proponemos superarla a base de confianza en nosotros mismos, podremos reunir fuerzas para establecer nuevas relaciones que cubran al menos parcialmente ese déficit de amor que la ausencia del ser querido ha causado. Hemos de intentar que la carencia de esa persona no se convierta en una carencia general de relaciones. Esta soledad es dolorosa, pero puede convertirse en positiva si la interpretamos como oportunidad para aprender a vivir el dolor sin quedarnos bloqueados. Y para generar recursos y habilidades para continuar transitando satisfactoriamente por la vida. Debemos interiorizar y controlar el dolor, sabiéndolo parte inherente a la vida, aprendiendo a no temerlo y a no mantenernos al margen del sufrimiento como si de una debilidad o incapacidad se tratara. Quien sabe salir del dolor está preparado para disfrutarla la plenitud en momentos venideros.

La soledad social

La de quien apenas habla más que con su familia, sus compañeros de trabajo y sus vecinos es una soledad muy común en este mundo nuestro. Nos sentimos incapaces de contactar con un mínimo de confianza con quienes nos rodean, tememos miedo que nos hagan o nos rechacen. Plantamos un muro a nuestro alrededor, nos encerramos en nuestra pequeña célula (en ocasiones, incluso unipersonal) y vivimos el vacío que nosotros mismos creamos y que justificamos con planteamientos como "no me entienden", "la gente sólo quiere hacerte daño", "para lo único que les interesas es para sacarte algo", "cada vez que confías en alguien, te llevas una puñalada".

Si la soledad es deseada nada hay que objetar, aunque la situación entraña peligro: el ser humano es social por naturaleza y una red de amigos con la que compartir aficiones, preocupaciones y anhelos es un cimiento difícilmente sustituible para asentar una vida feliz. Es una meta difícil y las estructuras y hábitos sociales de nuestra civilización frenan este empeño de hacer y mantener amistades, pero merece la pena empeñar lo mejor de nosotros en el intento.
Esa soledad no deseada puede convertirse en angustia, si bien algunos se acostumbran a vivir solos. Se revestirá esta actitud de una apariencia de fortaleza, autosuficiencia, agresividad o timidez. Y todo, para esconder la inseguridad y el miedo a que no se nos quiera o no se nos respete. Hay también otras soledades indeseadas, como esas a las que se ven abocadas personas mayores, amas de casa, o quienes muestran una orientación sexual no convencional, o quienes sufren ciertas enfermedades, incapacidades físicas o psicológicas o imperfecciones estéticas.

Un estado transitorio, nada más

La soledad es una situación que hemos de aspirar a convertir en transitoria y que conviene percibir como no forzosamente traumática. Podemos mutarla en momento de reflexión, de conocernos a fondo y de encontrarnos sinceramente con nuestra propia identidad. Hay un tiempo para comunicarnos con los demás y otro (que necesita de la soledad) para establecer contacto con lo más profundo de nosotros mismos. Hemos de "hablar" con nuestros miedos, no podemos ignorarlos ni quedarnos bloqueados por ellos. Es conveniente que, en ocasiones, optemos por la soledad. En suma, equilibremos los momentos en que nos expresamos y atendemos a otros, y los que dedicamos a pensar, en soledad, en nuestras propias cosas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Juan -

Látima Pedro que tu pensamiento sea tan cerrado, esta es una bella página,pero para criterios serios.

Pedro Pérez -

"Más sola que Zenia", dice el refrán. La soledad también es fruto de un gobierno dictatorial, marxista y fracasado. Ni religión te permiten tener.

Luisa Castillo -

me gustaron mucho sus comentarios, les puedo decir que la soledad es terrible, las noches se hacen interminables y el corazón siempre anda estrujado. Por eso es bueno siempre estar activos, buscar a las amistades, salir, pasear y no dejar que el velo de la soledad nos invada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Juana -

A veces necesitamos de un poco de soledad,de un espacio para encontrarnos a nosotros mismos,pero en realidad la persona solitaria no es feliz,se necesita del bullicio de los amigos,la intranquilidad de los hijos,de la tertulia con la familia.
Si quieres seras querido y siempre tendras personas a tu alrededor.
Los hay que estan rodeados de mucha gente y siempre estan solos pero tambien quienes con solo una persona mas llenan su mundo.
Hay perdidad dolorosas pero nos acostumbramos ,otras son reemplazables y tambien nos adaptamos y llenamos ese espacio.
Cuando se tienen buenos amigos ,nunca estamos solos

Zenia -

Buen tema. En cada etapa de la vida se pueden abrir nuevas relaciones segùn avanzamos en la red social que se crea de forma natural: con el tiempo hasta las amistades de nuestros hijos tambièn lo son nuestras, y podemos crear entre todos un círculo de ayuda y afecto.
Es una necesidad la bùsqueda de nuevos puntos de apoyo que ante un problema puedan extender un puente de ternura entre ellos y nosotros.
Los humanos somos seres sociales y necesitamos todos los unos de los otros.
Existe un mal en el mundo desarrollado: el hombre solo ante la "tecnologizaciòn". Ninguna máquina puede sustituir las palabras de un amigo.
Bienvenida al mundo de los blogs.

La China -

Es cierto que la soledad es mala consejera, por lo que no la quiero como compañera.
Por otra parte también es cierto que cuando alguien que ocupaba un espacio en nuestra cotidianeidad desaparece de nuestras vidas deja una sensación de soledad, pero también coincido que la pérdida puede ser irreemplazable pero no irreparable. Hay que saber ganarle a la soledad y la tristeza a base de confianza y seguridad en nosotros mismos y establecer nuevas relaciones que cubran esta ausencia.
Las experiencias negativas pueden convertirse en positiva si la interpretamos como oportunidad para aprender a vivir el dolor sin quedarnos bloqueados.
En olvidar y perdonar está la clave para vivir en plenitud el futuro.
La vida es bella, bien cvale la pena vivirla como se merece. Yo lo intento.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres