Blogia
Oasis

Los discapacitados en Cuba

Los discapacitados en Cuba
Desde el triunfo de la Revolución, a los conceptos de subvaloración y marginación a que estaban sometidos en Cuba los discapacitados, se les ha ido cerrando el paso.

Actualmente, son más de 50 mil quienes integran las Asociaciones de Limitados Físicos-Motores, de Ciegos y Sordos e Hipoacúsicos (ACLIFIM), (ANSI) y (ANSOC), organizaciones no gubernamentales que ganan conciencia de su rol social, aunque su desempeño demanda, en estos tiempos, de una labor más creativa y dinámica, sobre todo en la base.

El Estado cubano prioriza la atención al sector, aunque en los últimos años la ayuda estatal con tal destino se ha visto limitada por la situación económica del país y los efectos del bloqueo norteamericano.

Estadísticas de la UNESCO registran que en el mundo hay casi 600 millones de discapacitados, de ellos 16 millones de América Latina y Caribe. Solo el 3% de estos últimos recibe algún tipo de ayuda estatal.

Cuba es uno de los pocos territorios de América Latina que, pese a su crisis económica, incrementó en casi 50 la cifra de escuelas especiales y amplió las capacidades para elevar la escolarización de los niños con diversos tipos de dificultades. En el 2001 se cumplió el aniversario 40 de la creación de la educación especial en la Isla.

El primero de enero de 1959 en la mayor de las Antillas existían 8 escuelas especiales con una matrícula de 134 niños, atendidos por 20 personas. Hoy suman 4 249 centros de esa índole, incluidos 21 hogares para niños sin amparo filial.

Actualmente, el personal especializado que labora en esas instituciones alcanza la cifra de 14 mil 400 docentes, entre ellos logopedas y auxiliares pedagógicos, encargados de 55 mil alumnos con deficiencias sensoriales, intelectuales, físico-motores y trastornos de conducta.

Los infantes con problemas de ese tipo en edad preescolar reciben cuidados en salones habilitados en las guarderías, para su integración junto a otros niños en plenitud de facultades.

Cuba cuenta, además, con más de 260 maestros ambulantes, vinculados a 509 niños cuadriplégicos, a quienes llega en sus hogares u hospitales la educación correspondiente.

El Ministerio de Educación tiene concebidas en estos casos tres vías; la escuela de la educación general politécnica y laboral; los maestros ambulantes y la escuela para niños discapacitados físico-motores “Solidaridad con Panamá”, ubicada en la localidad de Boyeros, en las afueras de La Habana.

Ese plantel cuenta con sala de fisioterapia, 10 talleres para preparación laboral, gabinete de sicología, logopedia y medicina general, entre otros beneficios.

A principios del 2001 en La Habana y Santiago de Cuba se inauguraron sendas escuelas para niños autistas. Estos suman 180 en todo el país, 166 menores de 18 años y 14 mayores de 19.

Incorporación al empleo.

En Cuba la política de empleo en relación con las personas discapacitadas exhibe también tres variantes: la empresa, el trabajo a domicilio y los talleres especiales, de estos últimos existen 143, con alrededor de tres mil empleados.

Tales personas se incluyen entre los sectores de la población prioritarios por el Estado para su inserción laboral. La integración socio-laboral se orienta fundamentalmente hacia un entorno normal y solo en los casos de grave discapacidad o minusvalía se considera otra alternativa de empleo acorde con sus posibilidades.

Casi 17 800 discapacitados están incorporados a la vida socialmente útil en empleos normales, talleres especiales o trabajo a domicilio. En el 2001 unos 1500 accedieron a nuevos empleos y 36 000 fueron beneficiados con el programa de atención social, principalmente prestaciones monetarias y servicios.

Por todo ello se implementa un servicio socio-laboral destinado a este segmento y denominado Programa de Empleo para Personas con Discapacidad, cuyo objetivo es promover políticas de participación activa de los discapacitados en el desarrollo económico y social de su localidad, que también está dirigido hacia aquellas personas con limitaciones que buscan empleo, a alumnos de las escuelas especiales y a quienes, aunque laboren en talleres especiales, deseen vincularse a una actividad ordinaria.

Otra demostración de la integración de los discapacitados a la sociedad es su activa presencia en competencias deportivas nacionales e internacionales. Desde 1983 más de 20 mil atletas han conquistado 150 medallas en diferentes eventos mundiales. En los últimos XI Juegos Paralímpicos Sydney 2000, Cuba, con solo 10 atletas, alcanzó ocho preseas en total, cuatro de oro, dos de plata y dos de bronce.

Baja tasa de niños discapacitados.

Estudios realizados revelan que el porcentaje de personas que padecen de una deficiencia física, mental o sensorial en Cuba es poco más del ocho por ciento, mientras que en naciones de América Latina y el Caribe llega hasta el 15%.

Cuba no figura entre los países con una tasa elevada de niños discapacitados, puesto que los programas de salud y atención a la mujer desde el inicio de su embarazo favorecen la detección precoz de cualquier anomalía.

Es propósito del plan de acción nacional continuar promoviendo medidas para la prevención de la discapacidad y la realización de los objetivos de igualdad y plena participación en la vida social y el desarrollo de estas personas.

Más información sobre el tema

http://usuarios.discapnet.es/lavoz/LaVoz4/cuba.htm

http://www.cadenagramonte.cubaweb.cu/educacion/310505_01.asp

http://v1.dpi.org/lang-sp/resources/details?page=790

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres