Blogia
Oasis

Los hombres también lloran

Los hombres también lloran

Cada vez que escucho la frase no dejo de asombrarme: ¡los hombres no lloran!, resuena en mis oídos, y a continuación me pregunto: ¿la capacidad de llorar es exclusiva de las mujeres?; ¿Tendrá que ver, en exclusiva, con el sexo?; ¿los cromosomas X o Y tienen implicación en aquello de derramar lágrimas?

Erróneamente esa capacidad se asocia con debilidad, pero en raras ocasiones nos detenemos a pensar que el asunto tiene mucho que ver con los sentimientos. De modo que cuando vemos a alguien llorar se trata, sin dudas, de un individuo que está sintiendo algo muy profundo: dolor, tristeza, alegría, emoción...

Los latinos somos considerados gente de sangre caliente, en cambio los europeos son catalogados como personas frías, que no exteriorizan sentimientos, sin embargo, el concepto de hombría es tenido por acá, por nuestras tierras, como sinónimo de rudeza, machismo, donde no cabe ver a un hombre llorar.

Ahí es donde nos contradecimos, porque si somos de sangre caliente se supone que derramemos lágrimas con facilidad.
Hace muy poco vi a un amigo llorar, entonces vi a ese joven enorme en su estatura, como un ser humano común, que siente, se estremece y vive con intensidad.

Hace días pregunté a un vecinito de 10 años  ¿porqué los varones no pueden llorar?; indagué sobre la génesis de su interrogante, "lo dicen mis amigos de la escuela, mi mamá y la maestra", entonces comprendí cuan enraizada está en los cubanos la creencia de que los hombres no deben llorar.

Según me contó mi mamá, nuestros antepasados, unos seis millones de años atrás, derramaban lágrimas. Algunos investigadores coinciden en afirmar que ciertos grupos humanos realizaban rituales para llorar a sus muertos, de modo que el asunto tiene su historia.

"...los hombres lloran como las mujeres, porque tienen como ellas débil el alma", dice un poeta y en ello está presente lo que antes afirmaba, aquello de que el llanto muchas veces se asocia con debilidad. ¿Cuántos hombres habrán dejado de exteriorizar sus sentimientos por temor a ser calificados de mujercitas? ¿Cuántos remachos reprimen lágrimas de dolor o alegría para crearse la aureola de tipos duros?

Dígase ser humano y se estará hablando de hombres y mujeres, niños y niñas, muchachas y muchachos, ancianos y ancianas, todos con permiso para llorar, sentir, estremecerse, porque para ello la Naturaleza nos dotó de esa capacidad, la de derramar lágrimas. Hacer uso de ella no va contra ninguna norma, ni tiene nada que ver con hombría, sexo o cromosomas.

De tal modo les puedo aconsejar llorar, es medicina para el alma, porque nos recuerda estar vivos y que sentimos; pero al mismo tiempo es saludable para los ojos, la ventana por la que nos asomamos a este mundo en el que nos definimos como seres humanos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Luisa Santalla -

Lástima que piense usted de esa forma, el sentimiento no es privativo de nadie, y todos debemos expresar las emociones sin limitaciones.
Desde el punto de vista psíquico llorar elimina el stress.

el bobo enamora´o -

sólo en la mente retorcida de las mujeres esta esta imágen de los hombres llorando.
Por eso le gustan tanto los metrosexuales, nueva versión del hombre amanerado
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres